Urban Living Lab

Plataforma abierta y transdisciplinar de reflexión sobre el territorio, la ciudad y sus ciudadanos.

APRENDIENDO DE LAS SETAS | Iván Capdevila y Vicente Iborra (PLAYstudio)

Facebooktwitterby feather

“Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir siempre.”  Mahatma Gandhi

© PLAYstudio. Calle San Francisco, Alicante.

© PLAYstudio. Calle San Francisco, Alicante.

INTRODUCCIÓN A LA MICOLOGÍA URBANA

“Las setas necesitan disponer de humedad y calor suficiente para desarrollarse.” Tal vez fue éste el criterio técnico-biológico que consideró la Alcaldesa de Alicante, Doña Sonia Castedo Ramos, para acometer tamaña excentricidad. Lo que no está tan claro es si ésta esperó exactamente los 21 días tras las lluvias otoñales que recomiendan los expertos para ordenar su colocación.

Con independencia de esta desconocida afición por la Micología de la Alcaldesa de Alicante, lo cierto y verdad es que la Calle San Francisco –vulgarmente rebautizada como “Calle de Las Setas” en 2014- se ha convertido en muy poco tiempo en una de las obras más controvertidas de esta ciudad mediterránea. Como buena controversia, son muchas las críticas dispares y opuestas que forman el contexto en la que esta intervención urbana opera. El colectivo de arquitectos se lamenta, mientras familias enteras se desplazan en masa para disfrutar de “lo ordinario-ordinario[1]” en un contexto “muy urbano”. Por su parte, la oposición política clama venganza mientras los comerciantes de la zona dan gracias al destino. Televisiones, prensa escrita y otros curiosos viajan a diario a esta especie de maravilloso y sorprendente mundo digno de haber sido concebido por un Tim Burton en horas bajas[2].

Sin embargo, entendemos que la primera estrategia para ejercer una crítica compleja en este fragmento de realidad es entender la importancia de la comparación. En otras palabras, nada es suficientemente “bueno o malo” por sí mismo; depende con qué lo compares. También se puede entender desde la balanza entre los recursos que intervienen y los resultados que producen: éste es uno de nuestros principios de Sostenibilidad[3], por cierto. De hecho, nuestra máxima (filosofía More Than Green) es que el papel de la Arquitectura, de la Tecnología, del Arte y de la Política es generar riqueza en el máximo de ámbitos posibles de la Realidad en la que intervienen: social, cultural, económico y medioambiental. Esto es lo de siempre, claro.

Así pues, con este texto nos proponemos hacer un ejercicio sano de comparaciones y contextualizaciones sucesivas en las que la realidad puede estar por defecto, por exceso o en potencia. Tal vez ni siquiera esté, pero eso es lo de menos[4].

© PLAYstudio. Vista aérea de la Calle San Francisco, Alicante.

© PLAYstudio. Vista aérea de la Calle San Francisco, Alicante.

UNA HISTORIA CONOCIDA

No podemos obviar el hecho de que esta fantasía construida se ubica en uno de esos lugares históricos en los que la ciudad de Alicante ha puesto siempre su atención. Antes del año 2000 la Calle San Francisco se había ya peatonalizado para “despeatonalizarse” poco después. La excusa oficial era la de poder meter los coches de policía para “sanear” esta zona. En poco tiempo, se había convertido en un gueto de población inmigrante, tráfico de drogas, prostitución, etc., cumpliendo casi por completo el guión de la gentrificación perfecta. En consecuencia, los comercios “de toda la vida” cerraban y las viviendas se iban vaciando. Las quejas vecinales y de las asociaciones de comerciantes comenzaban, en paralelo, a ser más constantes e intensas. Incluso el tema en cuestión se había convertido en frecuente en la Titulación de Arquitectura de la Universidad de Alicante.

Sorprendentemente, de la noche a la mañana se opta por la opción más arrogante e ignorante[5]: deshacer la peatonalización. Como era de esperar, no evitó nada y todo siguió igual, pero con coches por en medio. Fueron de nuevo las personas, los comerciantes y otras instituciones los que confiaron en esta zona y la revitalizaron al desarrollar allí sus actividades: fueron primero el Colegio de Arquitectos, la Caja de Arquitectos, el bar de Lola, el restaurante Tapenot … y posteriormente Cesar Anca, QUARTA Alicante, o la vuelta de la oficina central de correos de Alicante los que volvieron a situar la Plaza de Gabriel Miró (vulgarmente conocida como “Plaza de Correos”) en el centro del recorrido de esta calle. Casi simultáneamente el Rebujito, el Burlaero, etc. reactivarían el primer tramo este de la calle (el que sobrevivió a la des-peatonalización). Y más tarde, héroes como Baby Underground o The Bend, entre otros, serían los nuevos moradores del tramo oeste sobre el que esta intervención urbana se asienta. Toda esta recuperación urbana sucedía ignorada por el Ayuntamiento y de manera silenciosa durante los últimos 10 años[6].

Sin embargo, este lento y sigiloso proceso llevado a cabo por todos aquellos que han participado de la construcción de este espacio público de forma casi anónima, en apenas 3 meses con la aparición del Ayuntamiento, el último en llegar[7], se ha visto acelerado  hasta casi la extenuación bajo la forma de un urbanismo esperpéntico y maravilloso a la vez que no ha dejado indiferente a nadie. Pocas obras de arquitectura-urbanas consiguen materializar las distintas connotaciones de palabras tales como fantástico[8] o extraordinario[9].

Por otro lado resulta increíble (aunque desafortunadamente familiar por otro lado) la falta de una visión urbana global y compleja, así como la falta de referencias a valores culturales propios más sofisticados (¡otra vez las Hogueras de San Juan!).  Resulta también sorprendente que el Ayuntamiento haya obviado las tan “populares” cuestiones higienistas[10]: las setas huecas dan cobijo a niños y perros y jóvenes en estado de embriaguez -buscando aliviar sus necesidades primarias- en un mismo lugar. Tal vez esta “multiplicidad” de usos del espacio público no sea la más deseada.

© PLAYstudio. ¿Higiene Urbana? Calle San Francisco, Alicante.

© PLAYstudio. ¿Higiene Urbana? Calle San Francisco, Alicante.

Todas estas cuestiones no hacen más que evidenciar la desafortunada  falta de cualificación profesional en el diseño de esta intervención. Si bien resulta evidente que las Setas han sido diseñadas y construidas por un maestro “fogueril”[11] altamente cualificado -ya que cumplen a la perfección las expectativas icónicas- igual de evidente resulta la inexistencia de un diseñador urbano cualificado que habría evitado la catastrófica inserción[12] y contextualización urbana de estas Amanitas Muscarias[13].

Amanita muscaria

http://naturalezanaturalmente.blogspot.com.es/. Amanitas Muscarias

La elección por parte del artista Jose María Esquiva del hongo Amanita Muscaria como icono de esta intervención es cuanto menos perversa. Por una parte, es un icono habitual utilizado para evocar cuentos de hadas, mundos de fantasía, etc. Hasta ahí perfecto. Pero por otra parte, no podemos obviar que se trata de una seta alucinógena usada en los rituales chamanísticos para provocar alucinaciones. El veneno que segrega, de hecho, paraliza temporalmente a los insectos que entran en contacto con ella. Puede ser esta la explicación de por qué gusanos, mariposas y otros insectos materializados sobre estas setas urbanas permanecen inmóviles. Sea esto o no lo que inspiró al artista “fogueril”, es indiscutible que su ingesta urbana ha producido un efecto alucinógeno colectivo de consecuencias todavía indeterminadas.

En este sentido, no podemos más que felicitar a Jose María Esquiva por haber conseguido una relación tan fuerte entre proyecto y realidad.

Calle de las Setas San Francisco Alicante 5

© PLAYstudio. Insectos sobre setas. Calle San Francisco, Alicante.

UNA HISTORIA SOSTENIBLE

Volviendo al hecho urbanístico en sí, nos permitimos utilizar otra de nuestras máximas: cualquier intervención arquitectónica se justifica en la mejora de la situación existente[14] haciendo, evidentemente, un uso eficiente, inteligente, racionalizado –en definitiva, CREATIVO- de los recursos. En ese sentido partimos de la base, por crudo que pueda sonar, que esta intervención ha mejorado la situación anterior[15]. Pasaremos, a continuación, a intentar dotar de contenido a esta afirmación.

…desde lo SOCIAL

Si algo resulta indiscutible en todo esto es la capacidad que ha tenido la intervención de devolver la vida a la calle; vida en términos de usuarios. Claro está que la peatonalización es, de por sí, un elemento clave. No obstante, las Amanitas Muscarias esperaron varios meses en hacer aparición tras la peatonalización. De hecho, la calle se peatonalizó, se pintó y se repintó[16] antes de que llegasen sus animados habitantes. Esto permitió comparar el antes y después, y podemos afirmar que fueron las Setas el elemento determinante en esta reactivación. Algunas fuentes (http://www.lasexta.com/sigra/setas-decorativas-instaladas-calles-alicante-levantan-polemica_2013102300277.html) hablan de quintuplicación del número de viandantes.

Cierto es que el número de viandantes no es un parámetro para justificar la calidad de un espacio público. Si fuera así, las calles y avenidas comerciales de cualquier ciudad serían espacios públicos ejemplares por defecto. Sin embargo y a diferencia de estos, la propia calle es el objeto de interés. Y es el objeto de interés para un público muy variado, desde niños hasta sus mayores.

Calle de las Setas San Francisco Alicante 7

© Nigel Hederson. Chisenhale Road, Bethnal Green, Londres. 1951 © PLAYstudio. Pintura de rayuela Calle San Francisco, Alicante.

Uno de los temas más recurrentes en las reclamas del urbanismo contemporáneo es la ciudad pensada para los niños. En este sentido cabe la duda de si la Alcaldesa de Alicante conoce la  “polivalente” figura de Aldo van Eyck[17] o las fotos de Humphrey Spender[18] o Nigel Henderson[19] de niños jugando a la rayuela en la calle (mediados del S.XX). Independientemente de estas consideraciones, las Setas han conseguido (de momento) hacer algo de lo que pocos diseñadores urbanos pueden presumir: superar la mera indiferencia generando una felicidad manifiesta en sus usuarios.

Calle de las Setas San Francisco Alicante 6

© PLAYstudio. Interactuando con las Setas de la Calle San Francisco, Alicante.

El paisaje social creado por esta intervención es, hasta la fecha, uno de los más ricos de la ciudad de Alicante: niños jugando, padres que se conocen y charlan animosamente, curiosos en busca de una fotografía, vecinos que encuentran a otros y paran, alicantinos de paso que no dejan de sorprenderse, consumistas sentados en las terrazas… La atracción que genera este complejo entramado de relaciones sociales hace, incluso, que avezados “flâneurs[20]” decidan romper su aleatoriedad urbana y repetir una y otra vez esta calle en su deambular diario.

…desde lo CULTURAL

Otro de los grandes valores de sostenibilidad que defendemos desde MTG es la construcción de la identidad. El sentimiento de pertenecía a algo desarrolla el amor y respeto intrínseco a lo propio. Sólo queriendo algo podremos cuidarlo, usarlo con inteligencia y justicia, hacer un uso racional de los recursos, favorecer las redes para la formación de comunidades, etc. En definitiva, todo esto repercute indirectamente en las otras acepciones[21] de la sostenibilidad.

En este sentido, los comerciantes han empezado a identificarse con esta calle hasta el punto de estar convirtiéndose en una suerte de “city branding” precario: bolardos-seta tejidos, estatuillas cerámicas, etc. Por otra parte, la “particularidad” de la calle le ha permitido conseguir un lugar en el imaginario colectivo de la ciudadanía quién no sólo la sitúa con claridad en su mapa mental de Alicante sino que la pone en relación con otros elementos urbanos históricos de la ciudad: la Plaza del Portal de Elche y la Plaza de Calvo Sotelo en sus extremos y la Plaza de Gabriel Miró en su parte intermedia.

Calle de las Setas San Francisco Alicante 8

© PLAYstudio. Customización de bolardos en Calle San Francisco, Alicante.

Pero, ¿tienen estas Setas alguna condición propia o identitaria en realidad? Desde luego establecen un vínculo claro con nuestra tradición hogueril al utilizar figuras tipo “ninot[22]”. Sin embargo, hay dos aspectos clave que parecen haber sido obviados:

  • Los “ninots”, al igual que las hogueras, tienen un fin satírico y de crítica social a la realidad del momento.
  • Las hogueras desaparecen cada 24 de junio. Están destinadas y concebidas para ser quemadas.

Es en estos dos puntos clave donde observamos una gran distancia con nuestra identidad cultural y que sitúan las Amanitas Muscarias más cerca de Disney Land que del Levante español. No obstante, tal vez nos estamos apresurando  a hacer estas consideraciones ya que las Setas pueden estar retratando implícitamente a la propia sociedad alicantina: “menfotista.[23]” Incluso estamos a tiempo de que el 24 de junio desaparezcan realmente bajo el fuego.

…desde lo ECONÓMICO

Calle de las Setas San Francisco Alicante 9

© PLAYstudio. Calle San Francisco, Alicante.

Todo lo anterior ha despertado un gran interés en el sector económico. Tras el éxito de los primeros días, nuevos comercios se agolpan para abrir sus tiendas en esta calle. De hecho, ya se habla de un 100% de ocupación de locales e incluso un incremento del 20% en el volumen de negocio (http://www.abc.es/alicante/20131128/abcp-volumen-negocio-calle-setas-20131128.html).  Pero no es sólo la calle en sí, sino también las adyacentes las que empiezan a beneficiarse de este desbordamiento económico. Poco a poco, una intervención lineal se está convirtiendo en una actuación integral en toda esta zona. La revitalización es ya un hecho y hoy en día lo estamos celebrando. Desde este punto de vista, podemos observar que la balanza entre inversión y beneficio se ha decantado claramente hacia el segundo. Pocas inversiones urbanas consiguen un retorno económico, y menos de esta envergadura. Esta sería una primera consideración para contextualizar la controversia generada por los 66.000€ del coste de la intervención. Sin embargo, nos gustaría hacer una segunda contextualización al hilo de lo expuesto con anterioridad: el presupuesto para la Hoguera Oficial adulta de 2014 en Alicante es de 90.707,50€ (IVA incluido) y de 20.116,25€ para la infantil (http://www.laverdad.es/alicante/v/20130906/alicante/consistorio-recorta-presupuesto-para-20130906.html). Esto viene a significar que con el presupuesto de la Hoguera oficial del 2014 podríamos duplicar la Calle de las Setas.

Tal vez lo que convierte a uno en controversia y al otro en indiferencia sea, de nuevo, un valor cultural intrínseco: el FUEGO.

UNA HISTORIA ALTERNATIVA: (la DESAPARICIÓN)

Es en este punto donde surge la gran posibilidad de esta intervención urbana: ¿qué pasaría si desapareciesen las Amanitas Muscarias?

En un sentido perverso y literal podrían desaparecer bajo el fuego el 24 de junio. No obstante, esto no sería una opción muy inteligente. Las Setas no están cimentadas sino tan solo ancladas, por lo que podrían desatornillarse y no dejarían huella. Así, otros habitantes que dotasen a la calle de “novedad” cada año serían posibles; incluso, una obra de arquitectura “al uso” sería posible. Pero más allá de esto, podrían llevarse de manera temporal e itinerante a otros lugares susceptibles de ser reactivados; tendríamos así la Playa de las Setas, el Jardín (incluso vertical) de las Setas, la Plaza de las Setas… Estaríamos, de esta manera, promoviendo la sostenibilidad social y económica, fundamentalmente, en otros lugares.

¿Y si patentáramos el M.U.M. (Modelo Urbano Micológico)? Barcelona ya lo ha hecho con su modelo de ciudad. Tal vez las connotaciones de madre –generadora de la vida- en un contexto urbano que tendría la palabra inglesa “mum” (mamá)  nos ayudaría a exportar y vender este modelo a otros municipios. Los beneficios económicos los podría destinar el ayuntamiento, por ejemplo,  para financiar otras obras públicas, rehabilitar monumentos, eliminar la zona azul, peatonalizar la zona centro, invertir en la cultura local, fomentar y subvencionar el transporte público… es decir, hacer un uso creativo de los recursos económicos. Y ya estamos viendo que imaginación no falta en el Ayuntamiento de Alicante.

Calle de las Setas San Francisco Alicante 10

© PLAYstudio. Cara de Seta. Calle San Francisco, Alicante.

AQUELLAS MARAVILLOSAS SETAS

Gracias a un sistema de comunicación popular y directo, figurado de manera aplastante y sin atisbo de abstracción, las Setas consiguieron poner de acuerdo a mucha gente –excluyendo principalmente a la oposición política y arquitectos – simplemente por su presencia. Nos podemos preguntar si las Setas construidas a base de flores y puestas en el acceso del Guggenheim de Bilbao[24] habrían despertado las mismas pasiones encontradas.

Aunque tal vez ésta no fuera la celebración de LO ORDINARIO que muchos pensadores de la ciudad contemporánea[25]defienden o recrean de una manera elitista en sus discursos, parece cada vez más evidente que Aquellas Maravillosas Setas consiguieron devolver cierta COTIDIANEIDAD que la Calle San Francisco nunca debió perder. Esta calle volvería a pertenecer a los alicantinos, no sólo por el uso sino por ser de nuevo parte de su memoria colectiva, evidenciando relaciones estratégicas entre otros hitos urbanos que hasta la fecha sólo los más eruditos conocían.

Por su parte, los niños recuerdan haber jugado en el centro histórico (por fin sin mediar un balón como icono nostálgico del espacio público) de una manera un tanto peculiar. “La vida en las calles”, la alegría de vivir en la ciudad, la felicidad urbana han vuelto.

Las Setas acabaron revelando su auténtica vocación: ser un medio y no un fin, un mientras tanto. Las Amanitas Muscarias estaban preparando a la ciudadanía para algo, por fin, relevante e importante: UNA OBRA DE ARQUITECTURA[26]. De hecho, después de las Setas, la Arquitectura Contemporánea ha sido, por fin, puesta en valor; incluso, añorada y deseada.

Las Setas nos han enseñado tanto a gobernantes como a ciudadanos que intervenciones a priori tan “básicas” y poco “sofisticadas” pueden desencadenar una compleja transformación de nuestros entornos. Nos han enseñado que la utilización de “pocos recursos” puede generar múltiples beneficios.

Por ser excesivas, superfluas, incomprensibles y torpes las Setas nacieron para desaparecer. Sin embargo, su legado nació para perdurar y ser interpretado y reinterpretado continuamente. Y en esas estamos todavía.

Releyendo a Gandhi:

“Vive las Setas como si fueran a morir mañana. Aprende de ellas como si fueran a vivir para siempre.”

Artículo escrito por Iván Capdevila y Vicente Iborra (PLAYstudio)

[1] Lo ordinario-ordinario alude a una condición doble: primero, a la etimología más elitista y celebrada hoy en día en ciertos círculos intelectuales arquitectónicos; segundo, alude a lo vulgar, chabacano… con connotaciones negativas.

[2] Posiblemente después de haber ingerido otro tipo de setas.

[3] Sostenibilidad económica: aquella que promueve un uso inteligente de los recursos económicos en busca no sólo de ahorrar sino de conseguir que el valor de la intervención sea mucho mayor que su precio. Esto, por desgracia, no es siempre así. Ver: http://www.morethangreen.es/ideologia/cuatro-sostenibilidades-sostenibilidad-social-cultural-economica-medioambiental/

[4] La película Big Fish nos enseña que el conocimiento se produce por la interpretación creativa (tal vez exageración) de la realidad.

[5] Por aquel entonces ya eran muchas ciudades europeas y latinoamericanas que habían probado con éxito los beneficios sociales, económicos, culturales y medioambientales que la peatonalización tenía.

[6] Esto no pretende dar publicidad a determinados comercios y seguro que nos dejamos en el tintero a otros muchos que resistieron o apostaron por la zona en sus horas más bajas. Sirva este artículo para reconocer la labor ciudadana de TODOS los comerciantes de este ámbito los cuales han “hecho ciudad” con su trabajo diario.

[7] Nos preguntamos, ¿debería haber sido al contrario?

[8] Diccionario R.A.E.

  1. adj. Quimérico, fingido, que no tiene realidad y consiste solo en la imaginación.
  2. adj. Perteneciente o relativo a la fantasía.
  3. adj. Presuntuoso y entonado.
  4. adj. coloq. Magnífico, excelente.

[9] Diccionario R.A.E.

  1. adj. Fuera del orden o regla natural o común.
  2. adj. Añadido a lo ordinario.

[10] “Populares” en el sentido que suele ser un tópico común por el que técnicos de  administraciones públicas examinan proyectos de profesionales independientes.

[11] Aquel que diseña y construye una Hoguera (“Foguera” en valenciano) de San Juan. Ver: http://es.wikipedia.org/wiki/Hogueras_de_Alicante

[12] Algunos ejemplos de esta falta de oficio en el tratamiento del espacio urbano podrían ser: la colocación de las setas y demás mobiliario urbano sin correspondencia alguna con el replanteo de pavimento e invadiendo aleatoriamente sendas y parterres, el propio diseño de pavimento cambió por completo cuando se repintó al parecer por la escasa durabilidad del material empleado la primera vez, la colocación de las setas y sus parterres en los puntos de evacuación de las aguas pluviales de la calle existente, etc.

[13] “El valor de la obra no está en la importancia, singularidad, excepcionalidad, rareza o relevancia del contenido (el tema, el qué) sino en el modo en que se realiza (el cómo). CITA: CALDUCH, Juan, Pensar y hacer arquitectura: Una Introducción, Editorial Club Universitario, 2013, Alicante, p. 12

[14] “No hables si no puedes mejorar el silencio” – Jose Luis Borges. No obstante, también es un pensamiento muy extendido en el Confucionismo.

[15] y todo esto con independencia de la habitual sentencia “se podría haber hecho mejor”, lo cual es aplicable a cualquier aspecto de la realidad.

[16] Para incrementar el surrealismo de la escena, incluso se llegó a dibujar las líneas de un hipotético carril bici que pasaba por en medio.

[17] Aldo van Eyck diseñaría más de 1.000 campos de juego en Ámsterdam (muchos de ellos en solares abandonados o en ruinas de edificios bombardeados en la guerra) entre los años 40-50 del S.XX.

[18] Fotógrafo social que trabajaría para la agencia gubernamental británica Mass Observation en los años 30 del S.XX.

[19] Artista-Fotógrafo vinculado al Independent Group londinense que, con sus fotografías de niños jugando, ha ejercido una gran influencia en determinados círculos arquitectónicos de vanguardia a través de las figuras de Alison y Peter Smithson.

[20] El término flâneur procede del francés, y significa “paseante”, “callejero”. La palabra flânerie (“callejeo”, “vagabundeo”) se refiere a la actividad propia del flâneur: vagar por las calles, callejear sin rumbo, sin objetivo, abierto a todas las vicisitudes y las impresiones que le salen al paso.

El flâneur era, ante todo, un tipo literario en la Francia del s. XIX, inseparable de cualquier estampa de las calles de París. Llevaba aparejado un conjunto de rasgos variopintos: el personaje indolente, el explorador urbano, el individuo curtido en la calle, etc. Fue Walter Benjamin quien, a partir de la poesía de Charles Baudelaire, le hizo objeto del interés académico durante la pasada centuria, como figura emblemática de la experiencia urbana y moderna. Gracias a Benjamin, el flâneur pasó a convertirse en una figura importante para estudiosos, artistas y literatos.

[21] A saber: medioambiental, social y económica.

[22] Un ninot (del catalán “muñeco”) es una figura con representación humana, siendo los ninots los precursores de las actuales fallas.

Está confeccionado con materiales combustibles que generalmente ocupa la base de las Fallas y Hogueras de San Juan.

Con carácter crítico o burlesco, aparecen en los monumentos falleros o foguerers y arden en la noche del 19 de marzo y 24 de junio respectivamente. Los ninots que por elección popular o personal se salvan de las llamas de fuego reciben el nombre de “ninot indultat”.

[23] La traducción más o menos literal podría ser “melapelista” = el que se la pela = a quien todo le da lo mismo. Nuestro estimado Daniel Simón llegó a escribir un libro refiriéndose a este tema:  “Diario de un Anti-Menfotista”

[24] El famosos Puppy del artista Jeff Koons.

[25] Ver: Enrique Walker, ed., Lo Ordinario (Barcelona: Gustavo Gili, 2010)

[26] Realizada por un “profesional”, claro. Somos conscientes de que el profesional es, cada vez más, un bien escaso. Tal vez aquí cabría añadir el emoji siguiente

Este artículo fué publicado el 4 de mayo de 2014 en More Than Green

About Iván Capdevila y Vicente Iborra

Iván Capdevila y Vicente Iborra son profesores de Proyectos Arquitectónicos y Urbanismo, respectivamente, en la Universidad de Alicante. Juntos, como PLAYstudio, acumulan una docena de premios internacionales en concursos de arquitectura. Su trabajo ha sido expuesto y publicado en distintas revistas especializadas y en salas de todo el mundo. Miembros de A.S.A. (Asociación Sostenibilidad y Arquitectura) desde el 2003 participan activa y asiduamente en conferencias, congresos y foros en materia de sostenibilidad y arquitectura. En el 2010 inician el proyecto educativo More Than Green que busca expandir el entendimiento de la sostenibilidad a lo social, lo cultural y lo económico (no sólo lo medioambiental) desde un punto de vista lúdico y creativo así como accesible para un público “no entendido” en la materia. En la actualidad, distintas personas de todo el mundo forman parte de esta iniciativa.

2 Comments on “APRENDIENDO DE LAS SETAS | Iván Capdevila y Vicente Iborra (PLAYstudio)

  1. Santiago Arenos
    24/02/2017

    Muchas gracias por esta nota, me fue de demasiada utilidad, voy a compartirla en fb con uno de mis amigos que estaba buscando lo mismo que yo

  2. Dwayne Fergeson
    23/02/2017

    Me ha servido de mucho éste artículo, con permiso pasaré a compartirlo en mi fb con unos amigos que creo que les va a servir, muchas gracias por compartir esta nota con nosotros 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

colabora

Esta plataforma está abierta a la colaboración de cualquier persona o organización interesada en la investigación sobre el territorio y los entornos urbanos.
escríbenos en urbanlivinglab.net@gmail.com

archivos

Social Media

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook

Twitter

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook