Urban Living Lab

Plataforma abierta y transdisciplinar de reflexión sobre el territorio, la ciudad y sus ciudadanos.

SOBRE CÓMO LAS TIC HAN TRANSFORMADO NUESTRA EXPERIENCIA URBANA | Helena Sanz

Facebooktwitterby feather
cabecera-low

0.Fuente: Leanoticias.com. Gente por la calle caminando y comunicandose sin interacción con el espacio ni entre individuos.

El espacio público está muy relacionado con la comunicación, en tanto que se puede definir como un entorno o contexto urbano que permite una relación abierta y multidireccional entre personas[1]. Tiene mucha lógica pues, que el diseño del espacio público sea pensado en sí para facilitar la comunicación, ya que es una necesidad vital del hombre, como ser social y comunitario. La mayor parte de la vida urbana tiene que ver con la interacción social2, es decir con relacionarnos con otros individuos, comunicarnos, expresar ideas o emociones en colectivo. Desde las señales de humo a las redes sociales, la sociedad ha transformado la manera de comunicarse y los escenarios de intercambio social. En este sentido, en el presente relato nos interesa reflexionar sobre cómo las tecnologías de la información han transformado nuestra experiencia urbana y cómo este nuevo paradigma interfiere en el ámbito del diseño urbano.

La vida urbana cada vez es más tecnológica, esto ya es una realidad. Las tecnologías digitales conviven con nosotros, abriendo una nueva capa superpuesta en el espacio físico: “lo digital”. En esta era digital y IV Revolución Industrial, las ciudades son el escenario dónde todo interacciona y se concentran experiencias, se comparten herramientas tecnológicas, laboratorios urbanos, actividades, se promueven iniciativas de co-creación- participación, y se intercambian datos, información, en definitiva, conocimiento y creatividad. Si durante la revolución industrial las fábricas eran el principal motor de creación de riqueza, en la emergente sociedad de la información, el rol lo tienen las redes de comunicación y la capacidad intelectual de la sociedad para transformar la información en conocimiento.

Las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) son las infraestructuras que construimos para propiciar la transferencia de información y constituyen hoy en día, el factor de transformación social, urbana y de desarrollo económico, que en su momento tuvo la imprenta o la máquina de vapor. Hoy en día las infraestructuras TIC son más complejas y se conceptualizan como convergencia de la tecnología, la electrónica, el software y las infraestructuras de telecomunicaciones, dando lugar a procesos y sistemas operacionales más complejos.

 La evolución de los espacios urbanos de comunicación en la sociedad de la información:

A lo largo de la historia, las diferentes tecnologías se han relacionado con la sociedad y el espacio público, más allá de su uso individualizado. Aunque los beneficios que han aportado las soluciones tecnológicas en el desarrollo urbano son evidentes, no todas sus consecuencias son positivas en su totalidad. Por ejemplo, las grandes infraestructuras de movilidad surgidas a partir del nacimiento de la automoción, nos han fragmentado el territorio, a pesar que nos permitan conectarnos a gran velocidad. Más allá de esnobismos electrónicos, la ciudad como escenario de vida urbana pasada, presente y futura, se ha de plantear desde el espacio urbano y la  interacción social. En la historia de la tecnología existen muchos ejemplos de cómo esta ha interferido en la transformación urbana. Des de las grandes infraestructuras de movilidad, como el metro que comportó el nacimiento de las metrópolis o los ascensores que hicieron crecer las arquitecturas en altura fomentando la ciudad vertical, o más recientemente las herramientas como los smartphones junto con Internet que no solo han repercutido en nuestro comportamiento social sino también en la movilidad cotidiana de las personas.

La primera tecnología de la comunicación que evolucionó hasta tener una influencia social en masa y una producción a gran escala fue la imprenta. Desde sus orígenes en China y posteriormente durante su implantación en Europa con la imprenta de Gutenberg, se considera el primer sistema de comunicación que desarrolló técnicas de producción con prensas mecánicas. Posteriormente, las innovaciones tecnológicas del siglo XIX  facilitaron el surgimiento de algunas publicaciones como La Vanguardia (1881) o el ABC (1905). En definitiva se creó una máquina que permitía comunicar a las masas y  que implicaba un encuentro social evidente en el espacio urbano. Los ciudadanos salían a la calle para estar informados, para comprar la prensa o enterarse de la noticia de última hora, de la mano de jóvenes repartidores callejeros. Hoy en día el panorama ha cambiado mucho, pues tenemos a nuestro alcance una infinidad de noticias a nivel mundial, al momento de ser publicadas, desde cualquier ciudad del mundo y desde cualquier tipo de dispositivo electrónico.

art2-low

1. Repartidor de prensa con noticias sobre el desastre del Titanic. Londres 16 abril 1912. / 2. Hoy en día a través de internet podemos informarnos instantáneamente casi en cualquier lugar del mundo.

La Segunda Revolución Industrial (1870-1913,)  marcó el inicio de la relación con las máquinas sobre todo con la aparición del motor de explosión. El proceso de industrialización de maquinarias ya existentes se perfeccionó y aparecieron grandes avances como el teléfono (1870), el automóvil (1885) y la radio (1895), que modificaron la experiencia urbana mediante la adquisición de nuevos hábitos urbanos relacionados con las tecnologías. Las ciudades empezaron a estar comunicadas mediante infraestructuras y redes electromagnéticas y por cable.  La llegada de la radio a Barcelona, es un ejemplo  a destacar por su implicación ciudadana. Durante la inauguración de Radio Barcelona EAJ-1, situada en la azotea del antiguo Hotel Colon de la plaza Cataluña en 1924, cientos de ciudadanos se reunieron en la plaza para oír por primera vez la radio en directo desde el espacio público. La plaza de Cataluña como paisaje cultural y espacio patrimonial de centralidad y escenario de grandes eventos de la historia de la ciudad, experimentó nuevos encuentros debidos a la instalación de la primera antena de radiofrecuencia de la ciudad.  Como contrapunto en el 2011, para el movimiento de los “indignados” se utilizaron las redes sociales para convocar  a millones de personas a manifestarse, organizarse y convivir, transformando la dinámica cotidiana de un espacio público tan protagonista como lo era y es hoy en día la plaza Cataluña, un punto de encuentro entre ciudadanos y visitantes.  Una plaza que ha vivido cambios y experiencias diversas  convirtiéndose en un espacio dinámico y multifuncional, con una superposición de flujos y actividades que seguramente hace 50 años nadie pensó.

art1-low

3. (1924) Plaza Cataluña. Inauguración Radio Barcelona en el Hotel Colon. 4. Movimiento social de los indignados en la plaza Cataluña, convocados a través de las redes sociales. 27 Mayo 2011

Realmente, si pensamos la ciudad como diversidad de espacios de comunicación entendidos como nodos de intercambio social y de multi-relacionalidad entre actividades, individuos y flujos, no distaría mucho del actual diseño flexible y democrático común del diseño del espacio público.  Generalmente, es en el espacio urbano donde se refleja la situación social de una ciudad, dónde se hace visible su pulso, sus tradiciones,  sus anhelos y problemas. El diseño urbano de plazas, calles o parques, puede favorecer la interacción y la inclusión social, a la vez que propicia el encuentro social y la relación con los medios de comunicación. Realmente ¿existe una relación bastante directa entre el espacio donde nos relacionamos y donde nos informamos? Si bien hoy en día nos podemos informar por doquier, ¿existe una segregación espacial y temporal en dónde y cómo nos informamos y nos relacionamos con semejantes? Mientras que las tecnologías de la comunicación actual predisponen espacios polivalentes, flexibles y neutros para múltiples actividades y usuarios, la ciudad esta colonizada por espacios condicionados por historias vividas y experiencias de intercambio de información, que han perdurado en el tiempo provocando fenómenos de encuentros de masas. Un ejemplo interesante es la historia de la Font Canaletes de Barcelona situada delante del diario “La Ramblas (1930). Eran los años 30 cuando la gente ya se concentraba en su acceso para consultar los resultados deportivos publicados sobre grandes pizarras integradas en la fachada de la planta baja del edificio. Fue una decisión de diseño arquitectónico que ha repercutido en el tiempo y se ha convertido en tradición, siendo punto de encuentro de los aficionados del equipo barcelonés para celebrar sus victorias. ¿Quién iba a prever en los años 30 que unas pizarras conllevarían tanta relevancia en el futuro? Aquí reside la importancia de la fachada como umbral entre interior y exterior, público y privado, entre actividades distintas, ligando el espacio urbano a su entorno construido y a las actividades que lo complementan. Normalmente son estos ámbitos entre mundos diferentes los que facilitan la interacción social, esta atracción por lo opuesto o diverso y la relación entre espacios arquitectónicos más domésticos, el espacio comunitario y el espacio urbano.

art5low

5. 1930. Entrada de la redacción del diario deportivo “La Ramblas”

La primera cabina telefónica instalada en España fue en 1928. El teléfono público como artefacto tecnológico de comunicación fue de los primeros elementos que no comportaba una relación directa entre personas, o no favorecía el encuentro en espacios urbanos, sino que más bien se trataba de un elemento de mobiliario urbano integrado en el diseño del espacio público. Un armario que nos ofrecía un servicio para comunicarnos y aislarnos, a la vez que otorgaba privacidad y confort acústico.  Sí, me refiero a ellas en pasado puesto que hoy en día tan solo quedan 833 unidades instaladas en la ciudad de Barcelona y ha han anunciado que este año desaparecerán del espacio público, a pesar que nos garanticen el acceso universal al servicio telefónico. Me resulta interesante reflexionar sobre el aparato tecnológico de comunicación como mobiliario urbano puesto que, parece que este será el más común en el futuro. Frente a innovaciones pasadas que favorecían el encuentro y la interacción social en el espacio público como los casos de la radio o  publicaciones en soportes arquitectónicos o la prensa, las tecnologías como aparatos favorecen más bien la relación auditiva pero no física, en el caso de las cabinas telefónicas, y una relación más bien digital en algunos nuevos dispositivos actuales.  Últimamente han surgido nuevos productos de innovación que han reinventado la cabina telefónica transformándola en un dispositivo multiservicio e interactivo más complejo, que da acceso a internet y permite ofrecer servicios de proximidad e información local. Algunos ejemplos son el Lqd Palo desarrollado por el equipo de Frogdesign o la versión neoyorkina Link, dispositivos inteligentes que pretenden ser un HUB de comunicación local que fomenta la participación y el vínculo entre ciudad y ciudadanos.

art4-low

6. Primeras cabinas telefónicas en Igualada (1966) 7. (2015) LQD Palo Dispositivo urbano interactivo

Más valor para el espacio público  contemporáneo

Parece que la tendencia en el mundo de las Smart cities se centra en el diseño de artefactos integrados en las paradas de transporte público, en estaciones de bicicletas, en tótems multiservicios y autofinanciados por la publicidad, que nos dan acceso al mundo de Internet[1]. Una puerta a un mundo entero de datos que nos aporta conocimiento, servicios y comodidades. Me pregunto quizás, si su diseño podría integrar otros usos que no pertenezcan al mundo de los “bytes”, como puede ser banco para estar cómodo, o sea un hito que identifique una buena vista del paisaje urbano o sea punto de encuentro porque tiene algún valor más allá de los servicios que ofrece.  Conozco una iniciativa reciente que ejemplifica muy bien esta cuestión.

Volviendo al caso de las cabinas telefónicas, múltiples artistas y diseñadores han pensado fórmulas para reinventar su funcionalidad y presencia en el espacio urbano. Una de ellas propone una biblioteca urbana3, pública, gratuita i distribuida[2] , dónde intercambiar libros. Iniciativas como el Bookcrossing  podrían ser complementadas con estos dispositivos o espacios urbanos que también ofrecieran espacios de lectura al aire libre. Os lo imagináis? Como podrían estos dispositivos mejorar las relaciones sociales a la vez que nos dan los servicios digitales? Quizás los profesionales de la arquitectura, el urbanismo o la sociología nos pueden aportar buenas ideas?

art5-low

7. Bibliocabina urbana y comunitaria propuesta por el colectivo Arquitectives.

Vivimos en una sociedad que ha crecido con la revolución de las telecomunicaciones, que ha experimentado los cambios sociales por la aparición de dispositivos portátiles (teléfonos, ordenadores, tablets, etc), el mundo de Internet y las redes sociales. Si el espacio urbano tradicional siempre ha estado diseñado para responder al intercambio entre personas y potenciar actividades colectivas urbanas al aire libre, actualmente parece que estos intercambios se dan más entre persona-dispositivo-persona que de persona a persona. ¿Cuánto hace que no preguntas como ir hasta alguna dirección desconocida? Estamos sumergidos en un mundo de Internet que interfiere en la forma urbana, de la misma manera que en otros momentos de la historia las ciudades se han transformado como consecuencia de los avances tecnológicos. El temor es que estos cambios son menos tangibles a nivel físico y real porque se camuflan en el mundo virtual urbano y en el comportamiento cotidiano de las personas.

En este momento de las ciudades globales y de las metrópolis como centros de creación de conocimiento y de interconexión internacional, quizás toca hacer un ejercicio analítico-reflexivo para entender los dilemas de la interacción entre lo digital y el espacio físico, y aprender cómo hemos transformado las ciudades a través de nuestras experiencias urbanas vividas.  Por otro lado, a nivel estructural deberemos afrontar el cambio de comunidad o vecindario a red social. Parece que se pierde la relación por proximidad física y ganan peso las relaciones en red. Una ciudad estructurada en red, aunque a priori nos parezca muy democrática y abierta, no presenta tensión ni diferencia.

“El problema al que hoy nos enfrentamos consiste en cómo pensar la ciudad cuando tenemos redes en lugar de vecindario, cuando el espacio homogéneo y estable no es más que un caso límite en el seno de un espacio global de multiplicidades locales conectadas, cuando hace ya tiempo que el debate público se realiza en un espacio virtual, cuando las calles y las plazas han dejado de ser el principal lugar de encuentro y escenificación. La cuestión es saber si el espacio público, como espacio de experiencia humana intersubjetiva, esencial a la democracia, necesita un tipo de espacio físico sobre el modelo griego, medieval, renacentista y burgués, o si esa antigua relación entre civilización y urbanidad puede realizarse fuera de los espacios de la ciudad clásica europea.1”   INNERARITY, D4. (2006): El nuevo espacio público, Espasa-Calpe, Madrid, 2006

Un ejemplo de infraestructura en red integrada en el espacio urbano es la infraestructura WIFI. Hasta este pequeño dispositivo que nos brinda acceso a Internet ha repercutido en el espacio urbano: la inauguración de la tienda Apple Store en Barcelona ha propiciado aglomeraciones de jóvenes y adolescentes que se reúnen en su entorno para consumir internet gratuitamente. La esquina de Paseo de Gracia con Plaza Cataluña, a pesar de su diseño urbano poco habilitado para el ocio y el descanso, tiene un nuevo valor urbano invisible. Puedes ver el documental “Swaggers y canis en Apple Store” 5 del fotógrafo Ramiro E, dedicado a la Plaza Catalunya de Barcelona dónde se muestra este fenómeno social. A pesar de que este fenómeno urbano haya nacido del marketing innovador con estilo corporativo de Apple y debido a la oferta gratuita de internet, intuyo que hay algo más. Cuando hablamos de esquina, nos referimos a que la ubicación escogida por Apple para este primer punto de Internet es una esquina metropolitana. Seguramente, si hubieran dispuesto un punto de internet fijo en una bonita plaza de un barrio periférico no hubiera tenido el mismo impacto, a pesar que una plaza les hubiera ofrecido un espacio publico urbanizado y cómodo para la reunión y seguramente también hubiera repercutido positivamente en la actividad comercial.

Otro proyecto que también destacaría es el “Skycall”6 desarrollado por MIT Senseable City Lab, un proyecto que explora las habilidades de los drones  para proyectar oportunidades para el espacio urbano. Este proyecto utiliza la capacidad ágil y dinámica de movilidad aérea de un dron y la implementación de una aplicación móvil para hacer visitas guiadas y dar la bienvenida a nuevos visitantes al campus universitario.  Con una simple llamada avisas a un dispositivo volador que será el encargado de conducirte hasta la destinación deseada y a través de tu Smartphone, se comunicará con nosotros. Aunque tengo mis dudas de que a corto plazo este sea un producto admitido e integrado de manera amplia en nuestro día a día urbano, sí que puedo imaginar algunas aplicaciones más específicas en algunos campos de la industria, de la orientación en el territorio o para casos concretos para museos o exposiciones al aire libre.

art3-low

Secuéncia del documental mostrando la concentración de jóvenes en el acceso de Apple Store en Plaza Cataluña de Barcelona. 9. Proyecto Skycall del MIT Senseable City Lab. Un dron audioguia dnámico que interactua y te orienta.

El valor del lugar en la modernidad líquida.

La vida urbana contemporánea exige cada vez más tiempo y movilidad y está caracterizada por un estilo de vida acelerado, marcado por unos deberes sociales. El desarrollo urbano y el impacto de las nuevas tecnologías en el espacio público plantea un paradigma futuro a revisar. La conceptualización de la relación entre el espacio público y la tecnología comporta claros beneficios sociales por lo que hace a la calidad de vida y a la interacción social, (sugiero un estudio sobre el “Diseño para la interacción social” donde se exploran iniciativas en espacios públicos para potenciar la interacción social) pero también algunos riesgos como puede ser la homogenización generalizada del diseño del espacio público, la falta de libertad, el exceso de control en la movilidad urbana y sobre todo, la falta de interacción e inclusión social y otras cuestiones que seguramente son impensables en estos momentos.

Hablamos y nos comunicamos en cualquier lugar y en cualquier momento. Vivimos el presente con información a tiempo real que nos facilita y condiciona la toma de decisiones. Nos relacionamos cada vez más con la tecnología en un mundo globalizado. Para finalizar esta recopilación de pensamientos o reflexiones me pregunto: ¿Seremos capaces de vivir esta modernidad “smart” y digital sin perder nuestras habilidades sociales?  No puedo dejar de mencionar a Zygmunt Bauman7, quién planteó la idea de “modernidad líquida” en el 1999, para definir el estado fluido y volátil de la sociedad actual, sin valores demasiado sólidos, donde la incertidumbre para la vertiginosa rapidez de los cambios y los avances tecnológicos han debilitado los vínculos humanos y la experiencia urbana. Los que antes eran nexos potentes se han convertido en lazos provisionales y frágiles aunque sean “a tiempo real”. Seguramente, los nuevos mercados digitales deberán incorporar profesionales de otras disciplinas (ambientales, sociales, paisajísticas y arquitecto-urbanísticas, entre otras) que sepan implementar y resolver el binomio tecnología y ciudad, sus comportamientos sociales  y su soporte medioambiental.  Si la primera condición de la ciudad es la urbanidad8 de sus lugares, de la “articulación de cosas urbanas”  más allá de su programa, también de su materialidad, no debemos confundir la mirada del campo digital, homogéneo y estático de las infraestructuras TIC (si, he dicho estático. No confundir el dinamismo digital, con la estaticidad de los fenómenos urbanos relacionados a él) con construir ciudad la ciudad material, la verdadera, la ciudad vivida. El valor del lugar, del espacio físico (tradicional y identitario), donde las relaciones sociales verdaderas son vividas, es el protagonista de este nuevo paradigma urbano. (Habéis visto el nuevo anuncio de BMW? Pues viene a decir algo parecido. “Cuando conduces, conduce” pues cuando vivas la ciudad, vívela!)

Quizás es en esta modernidad líquida de Bauman cuando toma relevancia el espacio colectivo, el lugar o “locus”, como lugar de identidad e intercambio social. Me refiero a centrar la mirada en estos espacios comunes con memoria colectiva, espacios vividos que han evolucionado con el paso del tiempo. Frente a una ciudad de espacios diluidos por la híper-movilidad cotidiana de las personas, colonizada por espacios franquiciados, una ciudad inmersa en intercambios digitales y relaciones sociales frágiles, quizás ahora más que nunca es el lugar quién gana más valor de espacio urbano común, como lugar de reflexión para la ciudad abierta, eficiente, sostenible, inclusiva e inteligente. Para una contemporaneidad líquida en red, una urbanidad8 material sólida, estática y genético-distribuida dibujará su forma física y digital.

Helena Sanz, Barcelona 2016

Notas:

1.- FREIRE, J (2009) Espacio público cómo espacio de comunicación. http://bit.ly/1Rhvspc Un artículo dónde el autor expone las transformaciones del nuevo espacio público como espacios de comunicación, ahora no sólo y exclusivamente físicos. Expone: “Entender la ciudad como espacio de la comunicación es muy interesante puesto que nos permite deshacernos de las clásicas jerarquías espaciales y puntos o zonas de densificación física o deflujos con los que estamos acostumbrados a trabajar los urbanistas”. 

2.- UN,H – FRENS,J FUNK,M, WANG,F – ZHANG, Y Design for Social Interaction in Public Spaces. / Eindhoven University of Technology Den Dolech 2, 5612AZ Eindhoven, The Netherlands http://bit.ly/20GOLL9), Un texto que revisa los retos del diseño urbano ara la interacción social , a través de instalaciones interactivas y técnicas de diseño para maximizar la experiencia urbana del usuario, la inclusión social y la interconnexion de servicios.

3.- LLORENTE, C – SERVERA,J (2015) CUANDO LOS “OJOS DE LA CALLE” LEEN A DELIBES | Cristina Llorente y Jose Servera. http://bit.ly/1K7zLSQ Una buena iniciativa de Arquitectives, cómo se reinventan las cabinas telefónicas en una bibliocabina, una pequeña biblioteca comunitaria orientada a fomentar la lectura, por una parte, y a reactivar el uso del espacio público, por otra.

4.- INNERARITY, D (2010) El nuevo espacio público. Daneil Innerarity. http://bit.ly/1mnfo8H Examinar la idea del espacio público y sus transformaciones en la sociedad contemporánea es lo que ha hecho el doctor en Filosofía y profesor en la Universidad de Zaragoza Daniel Innerarity (Bilbao, 1959) en El nuevo espacio público (Espasa), ensayo que ayer presentó en Madrid junto al director del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), Fernando Vallespín. Este último alabó el texto de Innerarity: “Es un gran libro de pensamiento”, y dijo que “la opinión pública hoy aparece banalizada y ausente de debates. En ella predomina la confrontación elemental por encima de la argumentación”. “En nuestra sociedad la imagen está sobre la palabra”, sentenció Vallespín.

5.- RAMIRO,E (2015) documental “Swaggers y canis en Apple Store” http://bit.ly/1t6rzHD  Adolescentes con una imagen cuidada hasta el último detalle se citan al lado del Apple Store, pasan la tarde allí, no entran nunca, ni siquiera usan Apple, pero se reúnen en torno al edificio de Apple, a escuchar música, hacerse selfies, ligar entre ellos o por Facebook, y a exhibirse ante el resto de transeúntes que pasan de largo escandalizados. QUÉ LOS UNE? EL WIFI GRATIS.

6.- MIT, SENSEABLE CITY LAB (2015) SKYCALL PROJECT. http://senseable.mit.edu/skycall/ Un proyecto que explora nuevas soluciones para navegar por situaciones y entornos complejos. Skycall quadcopter, es un dispositivo capaz de realizar vuelos autónomos y dar servicio de guía personal, para escenarios complejos, para ayudar a orientar a la humanidad. El laboratorio esta investigando sobre la capacidad de detectar de forma autónoma y percibir su entorno, y por otro lado la capacidad de interactuar y relacionarse con la gente.

7.- BAUMAN, Z (2008). Tiempos líquidos. Vivir en una época de incertidumbre. http://bit.ly/1SYTk0ILa idea de la época contemporánea como un tiempo de modernidad líquida dibuja un nuevo escenario caracterizado varios aspectos que hacen referencia al poder, la política, los espacios de convivencia y la nueva responsabilidad del individuo. ¿Cómo afectan estas modificaciones a la vida diaria de las personas? Gran parte del análisis de Bauman gira en torno al miedo. “Incertidumbre quiere decir miedo” afirma Bauman y el miedo provoca grandes tranformaciones y concesiones a distintos niveles: global, local e individual.

Bauman identifica cinco aspectos que han provocado la configuración del nuevo escenario líquido:

  • la responsabilidad del individuo de soportar las consecuencias de sus elecciones que ya no tienen unas normas a las que ceñirse sin oque deben guiarse por la flexibilidad: la presteza para cambiar de tácticas y estilos en un santiamén, para abandonar compromisos y lealtades sin arrepentimiento, y para ir en pos de las oportunidades según las disponibilidad del momento.
  • el colapso del pensamiento, de la planificiación y la acción a largo plazo
  • la gradual pero sistemáticasupresión o reducción de los seguros públicos que priva a la acción colectiva de gran parte de su antiguo atractivo y socava los fundamentos de la solidaridad social.
  • la separación entre política y poderdebido al desplazamiento del poder hacia el incontrolable espacio global y el irremediable destino de la política a actuar únicamente en el ámbito local
  • el paso de una modernidad sólida a una modernidad líquidaen la que las formas sociales ya no sirven como referencia para las acciones humanas y las estrategias a largo plazo porque se descomponen y se derriten antes de que se cuente con el tiempo necesario para asumirlas.
  • Vea también la entrevista en El País “Zygmunt Bauman: “Las redes sociales son una trampa” de enero 2016. http://bit.ly/1Pj7RPA

8.- SOLÀ-MORALES, M (2008). De Cosas Urbanas. http://www.arxiusarquitectura.cat/escrits_det.php?id=18 capítulos “Para una urbanidad material”  y “Urbanidad y modernidad”

About Helena Sanz Palau

Helena Sanz Palau (Barcelona 1984), Arquitecta por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, Urbanista en DUOT en fase de proyecto de tesis del Máster Oficial de Urbanismo en la UPC. Ha realizado también el postgrado de Proyecto de Territorio por el European Master of Urbanism. Cofundadora del estudio ARQPOINTS www.arqpoints.com . Ha enfocado su actividad profesional a la investigación, llevando la coordinación técnica del Programa Europeo Interreg Sudoe Ecohabitat, ha colaborado en investigaciones como la valoración del MPGM 22@ de Barcelona, la exposición del Eixample en CCCB “Cerdà i la Barcelona del futur”, entre el que destaca el estudio previo sobre los bordes urbanos para el PDU de Barcelona de l’AMB. Ha impulsado el Taller Obert de Concursos (2010-2013), como laboratorio universitario, Ideas Urbanas 2.0 para el Instituto Francés (2012) ha comisariado y ha sido secretaria y coordinadora del Concurso de Ideas Passatges Metropolitans, promovido por AMB y el Institut pour la Ville en Mouvement de Paris, encargandose de los contenidos y el diseño de la exposición y la publicación de los resultados. Consultora en contenidos urbanos para Area Metropolitana de Barcelona (AMB), en departamentos como el de relaciones internacionales haciendo estudios de metròpolis, en urbanismo y espacio público, como también ha trabajando como asesora para algunos despachos de arquitectura en desarrollos de concursos y para la aplicación de conceptos de smartcity en los procesos proyectuales. Editora y community manager de Complexcity Barcelona http://complexcitybarcelona.wix.com/complexcity-blog) y de las redes sociales del Area Metropolitana de Barcelona. Ver perfil: https://es.linkedin.com/in/helena-sanz-93999127

2 Comments on “SOBRE CÓMO LAS TIC HAN TRANSFORMADO NUESTRA EXPERIENCIA URBANA | Helena Sanz

  1. Pingback: Sobre cómo las TIC han transformado nues...

  2. AlvaroCC
    27/06/2016

    Ciertamente. Hace falta centrar la mirada en el valor del espacio urbano, y como estas nuevas infraestructuras digitales nos pueden ayudar a vivirlo, seguramente de muchas nuevas maneras distintas, pero sin perder la calidad urbana y el intercambio social, por favor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

colabora

Esta plataforma está abierta a la colaboración de cualquier persona o organización interesada en la investigación sobre el territorio y los entornos urbanos.
escríbenos en urbanlivinglab.net@gmail.com

archivos

Social Media

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook

Twitter

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook