Urban Living Lab

Plataforma abierta y transdisciplinar de reflexión sobre el territorio, la ciudad y sus ciudadanos.

BARRERAS COMUNES, LOS LÍMITES TOLERADOS EN EL ENTORNO URBANO | Sabrina Gaudino

Facebooktwitterby feather

En la definición de espacio, entorno, territorio y lugar está implícita la connotación de separación, lo que implica la existencia de un elemento que define un límite. Lo acotado refiere pertinentemente una barrera impuesta que diferencia y organiza. En este sentido una barrera es un elemento que incide en la configuración del espacio caracterizándolo en cuanto a forma, uso y percepción. En el estudio del entorno urbano la profundización sobre los elementos que intervienen en la definición de las barreras permite la comprensión de procesos o fenómenos que intervienen en el espacio construido.

Los conceptos de límite, proximidad y control se reconocen como factores incidentes dentro de la organización del espacio, configurando la clasificación de lo público y lo privado, que a su vez define las relaciones y dinámicas sociales establecidas.  Para empaparnos de estos juicios cada vez más presentes en nuestro consabido contexto es oportuno explorar las ideas desarrolladas al respecto, algunas de antigua data que no pierden su influencia actual  y otras que surgen de la existencia de las anteriores (algunas conocidas y poco exploradas). Por tanto este discurso apunta a señalar distintas líneas conceptuales entorno a la comprensión del entorno construido en parte para saciar el inagotable interés de analizar el espacio urbano.

1. Open-House-Performance-Corridor1-LOW

Izda. Gordon Matta-Clark. Open House, 1972. Dcha. Bruce Nauman. Performance Corridor, 1969

Desde la disciplina del arte se han desarrollado múltiples trabajos de estudio, reflexión y profundización sobre el espacio, indagando en las relaciones sensoriales y perceptivas que se establecen entre el espacio y el individuo. Trabajos como el de Gordon Matta-Clark (Open House 1972) o el de Bruce Nauman (Performance Corridor, 1969) son ejemplos en los que se exploran los modos de actuación y  control sobre el espacio y las relaciones que se producen entre el individuo y su entorno.

Lo destacable de estas obras, en lo que a este discurso ocupa, es la crítica sobre los usos colectivos del espacio. Es el caso de la paradoja de la Open House, en el que se introduce un objeto que pertenece al concepto de lo privado en un lugar público como lo es la calle, recalcando la ambigüedad manifiesta en la estructura urbana donde lo público se convierte en privado y lo íntimo se expone a lo público; o la exposición de lo hostil y opresivo en Performance Corridor donde construye un espacio cruel de proporciones que satirizan lo antropométrico.

Se puede inferir a partir de esto que el espacio es un compendio de magnitudes tangibles e intangibles, definido en base a estructuras del tipo forma-orden y socio-cultural. Ésta base conceptual que amplía el sentido perceptivo del entorno nos permite comprender que el escenario urbano más allá de configurarse como un complejo engranaje de elementos físicos (calles, aceras, edificaciones, mobiliario urbano, plazas, parques)  indistintamente de lo público o lo privado, está compuesto también por elementos intangibles que en definitiva constituyen un organismo. Sin embargo no se puede evadir la implícita distinción característica de lo privado y público, siendo estos opuestos “la base de la ciudad y la cultura la forma de dividir es un espejo de nuestra vida social”. Así “la distinción público-privada es reconocida como un principio clave de organización, la configuración del espacio físico de las ciudades y la vida social de sus ciudadanos”.1

Esta distinción implícita en el espacio es producto de las actividades humanas que define el territorio, el cual según A. Madanipour,  se establece mediante signos y límites psicológicos para controlar el comportamiento en el espacio. En este sentido elterritorio puede leerse desde el modo en que es ocupado, percibido y controlado.

Territorio

“El esfuerzo continuo de control sobre una parte determinada del espacio físico de un individuo o de un grupo, produce la creación de un territorio. Territorialidad, estrechamente relacionada con este proceso, ha sido definida por la psicología ambiental como un conjunto de comportamientos y cogniciones de una persona o de un grupo de exposiciones, basados en la propiedad y percepción del espacio físico.” 2

2. Territorialidad-LOW

Territorio y territorialidad. “Landemar”, obra fotográfica de Álvaro Sánchez-Montañés.

El territorio es la acotación de un espacio mediante límites, que independientemente de la escala representa la pertenencia y apropiación de un lugar. En el sentido semántico del término el significado se asocia con lo político y social pero también refiere lo cultural y perceptivo dándole al término un sentido más amplio, variable y mutable según la interacción de los elementos que definen sus características. En base a esto A. Madanipour, refiere el sentido de territorialidad como un derivado de la vinculación de lo emocional y lo familiar, así como la configuración se realiza a partir de las formas más abstractas de control a través del poder monetario, legal e institucional en el espacio.

3. Territorios-I-LOW

Izqda. Estructura del territorio, trama urbana de la ciudad de New York. / Dcha. Subdivisión de lo privado, territorios dentro de otro, el espacio controlado; fotograma de la película Playtime.

La división del espacio urbano en público y privado es una manifestación física de las relaciones entre lo privado y lo público en el ámbito social. A su vez esos ámbitos son una reflexión de los niveles de relaciones entre lo individual y la sociedad, entre uno y los demás”.3

En ésta línea se puede hacer referencia al bagaje conceptual desarrollado por N.J. Habraken, quien se ha dedicado desde hace varias décadas al estudio del entorno construido con una visión amplia en la que establece tres órdenes en los que se estructura el entorno urbano: orden de la forma, orden del territorio y orden del entendimiento como forma de trabajo.4 Según estos órdenes es posible acotar determinados fenómenos espaciales que normalmente consideraríamos abstractos y/o comunes (esta es la “clave” que permite darle un sentido más amplio al estudio del entorno y que el autor refiere a considerar lo “ordinario”) como el mismo Habraken explica, es necesario renovar y ampliar los conceptos aplicados al estudio del espacio contemporáneo “aprendiendo a ver el medio ambiente en términos de cambio y aprender a comprender la forma en la que organizamos”. Para introducirse en este campo de profundización el autor define los elementos determinantes dentro de los mencionados órdenes que juegan distintos papeles en cada caso: cambio, agentes y control. La definición de cada elemento nos conduce a puntualizar que, la conjunción variable o constante de cada uno establece las distinciones del espacio, reincidiendo en lo público y lo privado, lo interior y exterior.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Shingo Masuda y Katsuhisa Otsubo. Ghost like architecture. En este proyecto los autores “juegan” con los límites perceptivos mediante un elemento arquitectónico (la verja) como barrera que parece desmaterializarse entre dos tipos de espacio, el exterior y el interior, exponiendo la posibilidad de alternancia del espacio según la percepción dada por una actividad, un lugar exterior puede convertirse en uno interior y viceversa.

Cambio: “El espacio construido está vivo: crece, se renueva y perdura por milenios”. Por tanto el entorno es un organismo constituido por registros tangibles e intangibles del pasado y presente que permiten hilvanar el futuro. Las ciudades y sus elementos compositivos persisten no solo en lo físico-tangible sino también el lo intangible, es el caso de ciudades o edificaciones que por avatares naturales o inducidos fueron borrados del mapa; su significado y representación en el imaginario colectivo, es decir, lo intangible, hace que permanezcan presentes.

5. Pompei-WTC1-LOW

El entorno cambia pero lo que existió físicamente existe en el imaginario colectivo en lo tangible o intangible. Izda. Pompei, restos arqueológicos de lo que una vez fue una ciudad. Las ruinas de la antigua ciudad se conservan por el interés cultural que incentiva el uso “comercial” dedicado al turismo, la ciudad trasciende la historia a través de sus ruinas. / Dcha. Twin Towers del WTC. La emblemática imagen de la ciudad de New York hasta 2001 sigue presente en el colectivo, no solo por la contundente forma de su desaparición, sino por esa imagen imborrable y representativa del Skyline newyorkino.

Determinados espacios, estructuras y edificaciones con cierta identidad permanecen “vivos” aún después de haber desaparecido, es el caso de aquellos elementos que existen en la historia y que ésta a su vez  les da la connotación de lo eterno, o en caso contrario, de seguir presentes físicamente. Esa identidad o valor promueve el interés de preservarlos mediante la restauración o transformación, como ejemplo de lo inmutable, aún en caso de cambiar su función original.

6. Cambios-Dominicanen-Weteringschans-LOW

Cambios, estructuras que permanecen, funciones que se transforman. Izda. La antigua Iglesia gótica de los Dominicos luego de permanecer abandonada y pasar por varios usos, en 2006 fue restaurada y transformada en biblioteca ( Boekhandel Selexyz) / Dcha. La Iglesia de Weteringschans, desde 1968 es un espacio destinado a la cultura musical.

Agentes: “El entorno construido comprende no solo las formas físicas -edificios, calles e infraestructura- sino también la gente que actúa en él. Si el entorno es un organismo es por la intervención humana: la gente imbuye con vida y espíritu un lugar”. El poder que imprime la vida humana en el entorno construido es el carácter fundamental de su existencia pues desde lo perceptivo el entorno existe en función de un agente que lo crea, es la connotación más amplia de lo antropológico, idea análoga a la dialéctica sobre el concepto de paisaje: “El paisaje no es un mero lugar físico, sino el conjunto de una serie de ideas, sensaciones y sentimientos que elaboramos a partir del lugar y sus elementos constituyentes. La palabra paisaje, con una letra más que paraje, reclama también algo más: reclama una interpretación, la búsqueda de un carácter y la presencia de una emotividad“.5

Lo humano conforma uno de los aspectos definidores de la estructura espacial, junto con los procesos temporales incidimos en el entorno, nuestra acción e interacción en el entorno nos convierte en agentes determinantes en la producción, representación y transformación del territorio.

7. Agentes-I-LOW

Control: “La clave en el modo de percibir el entorno es control: la habilidad para transformar una parte de ese entorno”. Todo lo que comporta la acción en cualquiera de sus formas refiere control, la sola existencia del entorno construido y la configuración del territorio como las demarcaciones municipales o los tejidos urbanos son algunos ejemplos, de escala mayor, que representan el control que se tiene sobre el espacio. Ámbitos de escala menor como los entornos laborales o los domésticos como la vivienda son un ejemplo de cómo la organización desde lo micro a lo macro y viceversa constituyen un mapa perfectamente ensamblado de acciones ejecutadas con el poder de actuación sobre el espacio. “Controlar define la relación operativa central entre los seres humanos y toda la materia que es la materia del medio ambiente construido”.

Coconino County, Arizona, February 20, 1997 (by klk)

Coconino County, Arizona, February 20, 1997 (by klk)

El planteamiento inicial en base al concepto de control sobre el territorio implica que el dominio sobre la forma y los elementos dentro de un entorno pueden ser “manipulados” de acuerdo a una función o como respuesta a requerimientos. Esto establece una clasificación obvia entre los componentes del entorno y con esto la distinción de lo público y lo privado, interior y exterior, abierto y cerrado. La comprensión de estas distinciones permite abordar con mayor claridad los límites existentes en el entorno urbano, representados por ejemplo, en urbanizaciones y conjuntos residenciales cerrados, parques y zonas verdes privadas, que definen un escenario donde las barreras ponen en claro un acceso controlado. Aquí notamos que a lo privado se le ha dado un determinado valor, o como establece Habraken, surge una jerarquía donde las barreras que controlan el acceso definen sectores aislados que excluyen y establecen dinámicas “asimétricas” en las relaciones con el entorno. Por otro lado esta forma de organización jerárquica y asimétrica en una escala mayor define un tipo de ordenación morfológica del territorio, es una fórmula que determina un modo de actuar en el entorno puesto que determina también una infraestructura para determinada configuración urbana; es el caso de las “gated community” y las “edge cities”.

6. Cambios-Dominicanen-Weteringschans-LOW

Imágenes: Control y proximidad: La división del territorio configura determinada morfología urbana, uso y función de acuerdo al control sobre el espacio; urbanizaciones cerradas y aisladas o las ciudades dispersas y los desarrollos urbanos periféricos permanecen distantes de la ciudad compacta. La pérdida de proximidad se produce en la distancia que se establece en las relaciones entre la periferia y la ciudad, en la medida que la periferia sigue dependiendo de la ciudad. Por ejemplo, el caso del movimiento pendular: ciudadanos que viven en la periferia y trabajan en la ciudad o requieren de alguna dotación especial que sólo ofrece la ciudad compacta.

Este prototipo morfológico de la planificación urbana expresa una evidente exclusión que estructura un territorio dividido y aislado donde la proximidad significa que las distancias pierden su valor absoluto. La discontinuidad que se produce tanto física como perceptivamente manifiesta un grado de distinción sobre el territorio, se impone lo privado sobre lo público en el sentido de la pérdida de espacios capaces de agrupar y fomentar la comunicación, consecuencia de un sistema de organización jerárquico de infraestructura, usos y actividades.

Proximidad

El territorio no solo se configura por los límites sino también por las distancias. La proximidad refiere una forma de organizar el espacio en el que se separa, divide o distancia, en contraposición a una organización compacta. En la práctica este concepto se ejecuta a través de los programas de diseño, construcción y configuración, desde la ordenación del territorio (municipios, barrios, tramas) hasta la distribución espacial de una vivienda, determinando la especialización de las partes dentro del territorio. Tipología, usos y funciones se rigen bajo mecanismos de segregación espacial.

10. Proximidad-LOW

Imágenes: Proximidad, distinción y jerarquía. Izda. La calle en una urbanización cerrada, como espacio público perteneciente a un entorno privado sirve sólo como vía de acceso. Dcha. La calle en una ciudad es el espacio público, el lugar del intercambio. En referencia a éstas imágenes se puede inferir que el valor relativo de la proximidad en un espacio define el tipo de intercambio y de las comunicaciones; la proxémica6permite comprender el tipo de relación que se establece en el espacio, más allá de la comunicación no verbal entre interlocutores, existe también un nivel de comunicación entre el entorno y sus habitantes; en base a este concepto se ha demostrado que “el espacio personal es un fenómeno universal aunque las dimensiones particulares de dicho espacio se determinen culturalmente”.

Aunque el concepto de proximidad nos expresa cercanía, corta distancia o inmediato, en relación a este discurso en el que analizamos los componentes de la distinción entre lo público y lo privado, el término es negativo, dado que expresa el sentido en el que las relaciones entre elementos, usos, tipos y funciones se distancian más que enlazarse o conectarse dentro de la estructura del territorio. La proximidad, en una escala mayor, es una cualidad propia de la ciudad compacta (no se puede decir que una gated community sea una ciudad) así, el concepto de próximo se diluye a medida que la ciudad se fragmenta en territorios dispersos o periféricos, al mismo tiempo que el entorno se organiza de forma vertical (en el sentido de que pierde las relaciones transversales típicas de un entorno compacto), lo que constituye una jerarquía.

Límites

Frontera, término, línea… Más allá de los sinónimos, el término refiere una diferenciación que se establece por medio de un tercero entre dos o más. En el entorno urbano los limites son parte de las estructuras territoriales, definiéndoles en forma, extensión y categoría, siendo la última relativa a la diferenciación, dado que un límite también establece una distinción del espacio en público o privado, abierto o cerrado, interior o exterior, lo que a su vez determina las actividades y relaciones en ese determinado entorno. Los límites sobre el territorio tienen repercusión en lo social, directamente sobre las actividades que se desarrollan en el entorno enmarcado, puesto que la categorización de los espacios determina el modo de interactuar en ese entorno.

11. Límites-LOW

En cuanto a los límites formalmente reconocidos en el catálogo de lo urbano y arquitectónico, hoy se nos presentan nuevas formas de límites. El diseño y aplicación  de estos elementos barrera son motivados por la inseguridad creciente en algunas sociedades que ante la debilidad legislativa en materia de seguridad obligan a sus habitantes, cada vez más débiles y desamparados, a recurrir a paliativos físicos como protectores del espacio íntimo (territorio personal). Estos “complementos” constituyen verdaderas barreras psicológicas que sirven de protección ante la hostilidad del territorio exterior.

13.-LOW

Cuando se hace referencia a la tolerancia del entorno damos por sentado que determinadas distinciones o límites son aceptables, de hecho lo público y lo privado son en esencia  complementarios, puesto que sus aspectos definidores convergen en definir el entorno construido. Podemos asumir que determinados entornos tengan una connotación privada al margen de lo ideal, sin embargo la tolerancia, según el tipo de control, límite o barrera, puede producir un grado de sensibilidad menor o mayor en función de la relación con el entorno. Cuanto más contundente sean la implementación de los controles y en consecuencia las barreras, mayor impacto tendrán en las dinámicas del espacio.

12. Seguridad-1-LOW

Imágenes: ¿Tolerable? Barreras psicológicas: muros, rejas, cercos eléctricos y cámaras. Esta connotación intangible que refiere la inseguridad se traducen en lo físico-tangible en elementos barrera para la protección de lo material. La creciente necesidad de seguridad que manifiesta la sociedad, incentivada por diversos motivos, pone en evidencia un sistema de control más allá de los límites habitualmente conocidos, no se trata solo de la inherente necesidad del espacio íntimo o del instinto de territorialidad, sino de la necesidad incubada de una protección “blindada” contra agentes externos que parecen tener un poder absoluto sobre en entorno. “La división del espacio y de la sociedad en las esferas pública y privada, por lo tanto, afecta a los estados mentales de los individuos, regula su comportamiento, y superpone una estructura duradera en las sociedades humanas y los espacios que habita” 7

El caso de elementos como las barreras impuestas a consecuencia de fenómenos que parecen incontrolables (la inseguridad) y de los que se puede generar una necesidad (la comercialización de la seguridad) trasciende lo tolerable. Estos elementos barrera definen territorios amurallados que influyen en la percepción psicológica del espacio, la forma de ocupación y uso del espacio. Estos límites más que objetos de protección manifiestan que el entorno es cada vez más hostil y controlado, el ciudadano abandona la calle a porque la inseguridad les expulsa a sus recintos protegidos. Este fenómeno es perceptible en sociedades donde la imagen del urbano se caracteriza por la presencia de estos elementos (fachadas enrejadas, muros con remate de cerco eléctrico, cámaras y vigilancia privada).

En consecuencia el espacio público por excelencia, la plaza y la calle, es poco frecuentado y las estancias son cortas. En contraposición, los espacios privados destinados al ocio, centros comerciales, parques temáticos o privados, son más atractivos puesto que ofrecen seguridad y control programado del espacio, se muestran activos y llenos de vida. Estas manifestaciones en el entorno nos hablan de las condiciones de vida que se desarrollan a consecuencia de una determinada forma de organizar el territorio (usos y actividades). En un entorno en el que se produce la operación: a mayor apropiación del espacio público -en cuanto a la cantidad de actividades y usos que se desarrollen- más atractivo será el lugar, teniendo como resultado la apropiación del espacio público con el aumento del flujo de personas, con estancias más prolongadas y un espacio ciudadano seguro.

El espacio ha dejado de ser entendido como “natural” y es percibido cada vez más como “político” en el sentido socialmente construido.” (…) “Las formas espaciales son consideradas como estructuras creadas por la acción humana que expresan los intereses de los sectores sociales dominantes y las relaciones de poder que se establecen en una sociedad específica en una época concreta”. 8

Sabrina Gaudino Di Meo | @gaudi_no

Notas:

  1. Madanipour, Ali.Public and private space of the city. 2003.
  2. Madanipour, Ali.Territory and Territoriality. 2003
  3. Edward Hall.
  4. Habraken, N. John.The structure of the ordinary. The MIT Press, Cambridge.1998.
  5. Maderuelo, Javier.El paisaje, Abada. 2007.
  6. Edward Hall define hacia 1963 el concepto de “Proxémica” utilizado para describir las relaciones de proximidad entre los seres humanos y su entorno.
  7. Madanipour, Ali. Public and private space of the city. 2003
  8. Cortés, José Miguel.Políticas del Espacio. IAAC, 2006.

Fuente de las imágenes adjuntas no citadas. En secuencia: Open House: The MetropilitanComplex.  Peformance Corridor: Imageobjecttext. Fotograma de la película Playtime: Ciclodecineelespejo. Vista de las ruinas de Pompei: Panoramio. Twin Towers:  Wikipedia. Iglesia Dominicos – Iglesia de Weteringschans: Wikipedia. Web. Zulu-Huts,-South-Africa, Web.  Control serie, última de izda. A dcha  Photoskkanouse. Spawl Cities: The Atlantic City. Edge Comunity: Wikipedia Proximidad, dcha: Neonrad.tumblr.com. Límites: marketingsavant, Florian Hilderbrandt , Álvaro Sánchez-Montañés. Galería cercos eléctricos Flickr, Photosvalferin.

Este artículo fue publicado anteriormente  en la web “la ciudad Viva” el 18 de noviembre  de 2013 “Barreras comunes, los límites tolerados en el entorno urbano” y en el blog personal de Sabrina Gaudino Di Meo 3ra persona

 

About Sabrina Gaudino Di Meo

Arquitecta, Diseñadora de interiores, Máster en arquitectura avanzada, paisaje, urbanismo y diseño. En investigación desarrollo mi trabajo en el campo de lo urbano, la ciudad, el espacio público, el paisaje y lo social. Participo como corresponsal en la plataforma www.laciudadviva.org y registro mis reflexiones en 3rapersona.wordpress.com | Líneas de tiempo en twitter @gaudi_no

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

colabora

Esta plataforma está abierta a la colaboración de cualquier persona o organización interesada en la investigación sobre el territorio y los entornos urbanos.
escríbenos en urbanlivinglab.net@gmail.com

archivos

Social Media

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook

Twitter

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook