Urban Living Lab

Plataforma abierta y transdisciplinar de reflexión sobre el territorio, la ciudad y sus ciudadanos.

CUANDO NUEVA YORK OLÍA A JAZZ | Pia Chalamanch

Facebooktwitterby feather

Foto del libro de William Klein: New York 1954.55

Antes de que Nueva York fuese el Nueva York de Warhol, pero después de que Nueva York fuese el Nueva York de King Kong peleando con los aviones en lo alto del Empire State. Antes del Nueva York en blanco y negro desenfocado de Wiliam Klein, pero después del Nueva York de Cole Porter alojándose en el Waldorf Astoria por primera vez. Antes del Nueva York actual de las vistas espectaculares del High Line, pero después del Nueva York de Dorothy Parker empezando a escribir para el New Yorker, Nueva York olía a bebop.

Eran los años cuarenta, la época con más luz, la época más oscura. El mundo estaba en guerra, y el jazz volaba libre y rápido gracias a Charlie Parker y Dizzie Gillespie.

Una década más tarde el bebop formaba parte del skyline sonoro de la ciudad, los clubs donde se tocaba eran tan representativos de su espacio urbano como la Estatua de la Libertad, y se registraba The Quintet. La grabación de un concierto del 15 de mayo de 1953, con Dizzy Gillespie, Charlie Parker, Bud Powell, Charles Mingus y Max Roach.

Todo empezó mal aquel 15 de mayo de 1953. Charlie Parker se presentó sin su saxo, dijo que lo había perdido y tuvo que tocar con uno de plástico que alguien le dejó. Bud Powell acababa de salir de un sanatorio mental y llegó totalmente borracho. Y, además, aquel día coincidía con un combate de boxeo que todos querían ver porque peleaba Rocky Marciano.

Ese todos incluía a los propios músicos que aprovecharon un descanso en el concierto para escaparse al bar con televisión de la acera de enfrente y ver la pelea. Los espectadores les siguieron y los organizadores del concierto tuvieron que ir al bar a por el público y a por los músicos para que el concierto pudiese continuar.

Pero entonces se produjo el milagro. Charlie Parker tocó su saxo de plástico como si se tratase de un saxo del mejor metal. Y Bud Powell tocó el piano como si no hubiese tomado una sola copa de alcohol.

Se produjo el milagro y la magia planeó sobre la sala de conciertos. Nunca más sonaría el bebop con tanta fuerza como aquella noche.

Hoy, The Quintet está considerado el mejor concierto de la historia del jazz. Y la ciudad de Nueva York sigue inspirando a todos los que buscan inspiración.

Aunque sea para escribir a las doce de una noche especialmente calurosa de julio, en otra ciudad- Barcelona-, un artículo como este.

Foto del libro de William Klein: New York 1954.55

Pia Chalamanch, Julio 2015

Fotos del libro de William Klein: New York 1954.55

 

About Pia Chalamanch

Licenciada en Periodismo, licenciada en Publicidad y diplomada en Egiptología por la UAB. Trabajo contando historias como creativa publicitaria. Y, cuando no trabajo, sigo contando historias.

2 Comments on “CUANDO NUEVA YORK OLÍA A JAZZ | Pia Chalamanch

  1. Miquel Rodríguez Pérez
    20/12/2015

    Realment aquest article m’ha encantat i emocionat a parts iguals, apropar- me a un món I una circumstància que desconeixia, tot això amb una pinzellada de nostàlgia que fa reviure aquell moment màgic per sempre

    • Pia Chalamanch
      20/12/2015

      Moltes gràcies Miquel! Me n’alegro molt de que t’hagi agradat. Hagués sigut fantàstic estar en aquell concert 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

colabora

Esta plataforma está abierta a la colaboración de cualquier persona o organización interesada en la investigación sobre el territorio y los entornos urbanos.
escríbenos en urbanlivinglab.net@gmail.com

archivos

Social Media

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook

Twitter

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook