Urban Living Lab

Plataforma abierta y transdisciplinar de reflexión sobre el territorio, la ciudad y sus ciudadanos.

APPS PARA EL DESARROLLO SOCIAL Y ECONÓMICO LOCAL | Ricard Espelt y Lucas Guardo

Facebooktwitterby feather

Local (quién), social (cómo) y real (para qué) son, a nuestro entender, las palabras clave para identificar la economía colaborativa. En el entorno de la creación de apps, nuestra tesis es que para que una aplicación genere un verdadero impacto en el desarrollo social y económico local debe concebirse o tener la capacidad de adaptarse al ámbito local y promover estructuras organizativas horizontales, en red y que permitan relaciones justas entre sus integrantes. Es decir, más allá de abrir canales de participación más amplia, las apps que impacten en el desarrollo social y local no deben reproducir estructuras de intermediación o de desigualdad económica en sus procesos.

De hecho, la «sharing transformation» se define en Shareable como un movimiento de movimientos que emergen desde la sociedad para dar solución a los desafíos de la actualidad, que no pueden ser resueltos por las obsoletas estructuras top-down de las instituciones. La elección de esta conceptualización no es casual. Shareable es el portal fundado por Neal Gorenflo, precursor de la economía colaborativa, quien reniega de plataformas como Airbnb y Uber, por considerarlas iniciativas monopólicas donde los grandes beneficiarios son los inversores y no los usuarios. Variantes del neocapitalismo, agregamos nosotros.

Para poder asumir el pretendido carácter social que deben tener estos procesos, es necesario la pertenencia a una comunidad tangible. Para ilustrar la tesis, proponemos observar dos experiencias exitosas en San Francisco:

City CarShare, una organización sin fines de lucro que aboga por la sustentabilidad urbana y que, en función de esto, pone a disposición de los ciudadanos una flota de vehículos con motores eficientes ecológicamente (la mitad de ellos híbridos y/o completamente eléctricos). Al tratarse de una ONG, los precios de alquiler por hora son accesibles y los beneficios son reinvertidos en la compra de automóviles ecosustentables y en el apoyo de programas sociales. El mismo mecanismo, pero con scooters, es el que se impulsa desde la app Scoot Networks.

En definitiva, la clave es no situar a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en el centro del proceso de transformación, sino a las personas organizadas colaborativamente. En el desarrollo de apps —como en el desarrollo de cualquier tecnología—, las TIC no son las responsables de estos procesos, pero sí facilitadoras, conectando usuarios y favoreciendo su apropiación por parte de la comunidad. Aquí subyace una de las máximas fundamentales para que un proceso colaborativo se extienda entre la ciudadanía.

Un buen ejemplo de que lo importante es situar a las personas en el eje central lo encontramos en Bristol Pound. Esta iniciativa, creada por una compañía sin ánimo de lucro y respaldada por el Ayuntamiento de la ciudad y la Bristol Credit Union, persigue el beneficio del comercio local de Bristol. De esta forma, se evita que el dinero generado dentro de la ciudad se vaya a otros lugares y, también, la especulación del valor monetario del mercado financiero global. El éxito de este modelo, sobre el cual se ha barajado la posibilidad de impulsarlo en Barcelona en las últimas semanas, radica en el trabajo de difusión y sensibilización que se hizo ha llevado a cabo con la ciudadanía. Sin esto, las TIC son sólo tecnología.

Este vídeo muestra la fuerza social transformadora en la aplicación de una moneda local y donde las TIC actúan de facilitadoras.

Identificar una potencial demanda, generar una comunidad de personas interesadas y construir la tecnología debe ser la ruta para la creación de aplicaciones que busquen un impacto real en la economía local y con fines sociales.

Pam a Pam, una plataforma (ahora también en formato app) promovida por la Xarxa d’Economia Solidària y SETEM en Cataluña, para geocalizar las ofertas de consumo que cumplen los parámetros sobre los cuales se basa la economía social y solidaria, sigue la lógica que consideramos más acertada. La herramienta permite que cualquier persona pueda proponer una iniciativa que considere que encaja en los valores del proyecto y es una comunidad de voluntarias la que, a través de un amplio cuestionario —realizado mediante una entrevista en directo—, evalúa su incorporación final.

Uno de los modelos de negocio que incorpora Pam a Pam es el de las cooperativas de consumo agroalimentario. En la ciudad de Barcelona identificamos a unas sesenta, que se constituyen como grupos de personas, autogestionadas, para el consumo de productos que incorporan los valores de la economía social y solidaria. Estas cooperativas suelen tener un número limitado de Unidades Familiares (formato sobre el cual se acostumbran a organizar y denominar), aunque promueven nuevas cooperativas, facilitando modelos de constitución, contactos de proveedores, compartiendo espacios, etc.

mapa de cooperativas

Mapa de cooperativas históricas y grupos de consumo actuales en la ciudad de Barcelona.

Las cooperativas y grupos de consumo actuales tienen en las TIC un instrumento esencial para su funcionamiento. A través de ellas, organizan la demanda de productos entre sus miembros, la gestionan con los proveedores, administran la economía y, también, amplifican su modelo, explicando sus fundamentos y su actividad diaria. A pesar de la significación que tienen las TIC, el desarrollo tecnológico es, a menudo, modesto y sólo son algunos grupos, con personas vinculadas al sector informático, los que han desarrollado aplicaciones web relevantes para su actividad.

La lógica que hemos descrito en los ejemplos mostrados en este artículo, inspirado en la presentación de apps4citizens en la jornada organizada por InnDEA y Ouishare en Valencia, pone de manifiesto un elemento en común: primero las personas, la comunidad, y después, la tecnología. Este enfoque debe permitir la creación o adopción de aplicaciones que generen un verdadero impacto en el desarrollo económico y social local.

Apps4citizens es un proyecto impulsado por Ideograma para promover el compromiso social y político a través de la recopilación, clasificación, investigación y creación de aplicaciones móviles.

appteca

La appteca de apps4citizens ya tiene identificadas, organizadas y valoradas más de 300 apps para la acción social y política.

Ricard Espelt y Lucas Guardo para Urban Living Lab, 13 noviembre 2015

About Ricard Espelt Lucas Guardo

RICARD ESPELT: Coordinador general del proyecto apps4citizens y consultor en Ideograma. Investigador en Sociedad de la Información y Conocimiento en el Internet Interdisciplinary Institute • IN3 de la Universitat Oberta de Catalunya. Web: www.ict4rd.net | Twitter: @ricardespelt. LUCAS GUARDO: Abogado por la UBA (Universidad de Buenos Aires), periodista en TEA, y master en comunicación política e institucional en la Universidad Pompeu Fabra (UPF). Actualmente es responsable de contenido y social media de apps4citizens, y consultor de comunicación en Ideograma. Escribe el blog www.lucasguardo.com (@guardolucasok)

One Comment on “APPS PARA EL DESARROLLO SOCIAL Y ECONÓMICO LOCAL | Ricard Espelt y Lucas Guardo

  1. Wiboo
    04/07/2016

    Me parece un interesante tema el del desarrollo de apps que beneficien el desarrollo local. Estamos viendo y conociendo multitud de apps de grandes empresas que triunfan y se llenan los bolsillos. Una app que ponga el foco en el ámbito local es perfecto para revitalizar los mercados locales, aunque el hecho de que cuaje y triunfe cuesta más, pero al final el revertimiento económico en la zona será notable. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

colabora

Esta plataforma está abierta a la colaboración de cualquier persona o organización interesada en la investigación sobre el territorio y los entornos urbanos.
escríbenos en urbanlivinglab.net@gmail.com

archivos

Social Media

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook

Twitter

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook